Asesinatos, auto agresiones y violencia en Cuba

Este es un blog digital conformado con los artículos, opiniones, ensayos, etc. de periodistas independientes. Participan también activistas de derechos humanos en Cuba y Roberto de Jesús Guerra Pérez. Pretendemos registrar asesinatos, violencia y auto agresiones para demostrar que en la isla si suceden estos hechos y que la prensa oficial no da a conocer. Este sitio ya había sido abierto, pero en tres ocasiones lo cerraron los enemigos de la verdad y la libertad de expresión.

El custodio de la policlínica

Frank Correa


LA HABANA, Cuba, diciembre (www.cubanet.org) -La policlínica de Jaimanitas es uno de los lugares más importantes de este pueblo costero. Colinda con la casa del Comandante en Jefe, y por la noche puede convertirse en un lugar de película. Por ejemplo, a finales del año pasado, a las dos de la mañana, cuando cerraron la discoteca, entró un hombre apuñalado. La doctora de guardia y la enfermera lo entraron al cuarto de curaciones, pero el herido alertó que lo perseguían y aquel lugar no era seguro. La doctora comprendió la situación, y ayudada por la enfermera lo trasladó al área vital, una habitación al fondo del pasillo, acondicionada para cuidados intensivos.

Cuando cerró la puerta irrumpieron en el cuerpo de guardia varios hombres que abrieron las consultas a la fuerza, buscando al herido para rematarlo.

La doctora y la enfermera calzaron la puerta de la habitación con una camilla, y los perseguidores no pudieron abrirla. Como represalia rompieron todos los cristales de la policlínica. No había custodio esa noche. La enfermera logró salir por la ventana y llamar a la policía, que tardó dos horas en llegar, cuando ya no quedaba un cristal sano y los malhechores se habían ido.

Otro día llegó otro apuñalado, por la espalda. El custodio lo llevó a curaciones, lo acostó en la camilla, buscó al médico y la enfermera. Mientras lo cosían, el herido contó que estaba en la discoteca cuando alguien comenzó a repartir puñaladas por la libre. A los pocos segundos entró otro herido de cuchillo que, asustado, declaró que venían persiguiéndolo.

Inmediatamente aparecieron tres hombres portando armas blancas. El custodio los conocía del barrio: Alexis “la rata”, Mingo “el excluible” y Tonito, un alcohólico un bobalicón maniatado por el alcohol y sus compinches. El custodio los convenció de que en su guardia no podían matar a nadie, que esperaran afuera. Desde el teléfono de la consulta llamó a la policía, informando que había dos apuñalados y tres querían rematarlos. El patrullero llegó al amanecer, cuando ya todos habían desparecido.

Además de heridos e hipocondríacos, también aparecen de madrugada personas que encuentran ahorcados y muertos. Corren a la policlínica por auxilio, y hay que llamar a medicina legal que es quien se encarga de los cadáveres. También los enfermos de los nervios se aceleran de madrugada y van a que los inyecten, hasta por gusto. Hace poco llegó a las tres de la madrugada una mujer semidesnuda, gritando que había sido envenenada. El doctor Pepe estaba de guardia, la inyectó con agua, y le dijo que volviera a su casa, que todo iba a estar bien.

Hace algunos años una doctora apareció muerta dentro de una consulta, al final del pasillo. Existe una leyenda sobre extraños ruidos de madrugada en esa habitación, incluso otro custodio dice que la ha visto pasar con la bata puesta y en pose meditabunda. El custodio prefiere que la policlínica esté llena hasta que amanezca, no importa que tenga que vérselas con Alexis, Mingo y Tonito.

beilycorrea@yahoo.es
Publicado el 12/03/2009 10:04:00 p. m. por Frank Caner

Etiquetas , , |

0 Commentarios »

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails